La catequesis como biografía

0
La catequesis como biografía

Durante este año, los fui invitando a conocer vidas ejemplares (y, por lo tanto, interpeladoras) de cristianos latinoamericanos que dejaron una huella imborrable en el camino del seguimiento de Jesús.
Cada uno en su tiempo, con su personalidad y el inconfundible sello personal de sus capacidades puestas en juego, asumió el cristianismo en clave de entrega. Y en lo que se refiere a la catequesis, constituyen una voz que resuena, palpitante y encarnada, que nos recuerda la esencia de nuestra misión.
Quiero cerrar este ciclo con una breve reflexión teológica sobre la relevancia que tienen biografías de esta índole, no solo por la información que proporcionan sino por su entidad misma, puesto que son el Evangelio hecho visible en itinerarios únicos, situados, históricos, bien concretos.
En un momento cutural en el que van cobrando hoy tanto peso e incidencia las experiencias particulares por sobre las explicaciones teóricas, la teología está llamada a dejarse impregnar de lo biográfico. Esto implica bucear en la Revelación de Dios, que siempre se manifestó y sigue manifestándose en una riquísima pluralidad de experiencias, y darla a conocer de manera más narrativa y no tanto como un conjunto de doctrinas.
De este modo, es muy probable que el mensaje de la salvación resulte más convincente y entusiasmante, en cuanto está seguramente más en sintonía con las visicitudes protagonizadas por los hombres y mujeres de nuetro tiempo.
Esto que decimos sobre la teología bien puede aplicarse a la catequética como reflexión teológica de la catequesis y al quehacer catequístico en sí mismo. Es más: se podría afirmar que “pensarse biográficamente” es inherente a la catequesis, como proceso de acompañamiento en la vida de la fe.
Este posicionamiento, si es de verdad asimilado, guardará coherencia con un modo biográfico de hacer catequesis. ¿A qué me estoy refiriendo? ¿A enseñarles a los chicos las vidas de los santos con un lenguaje atractivo y recursos actualizados? ¿A reflexionar con ellos sobre las enseñanzas que nos dejan esos modelos de vida? Sí, me refiero a eso pero no solamente.

Facilitadores

Creo que nos tenemos que animar a llegar a un plano más profundo: a ser facilitadores de procesos personalizados y personalizantes de la vivencia de la fe, ayudando a todos y cada uno de los catequizandos a que tomen conciencia del propio camino existencial como lugar de encuentro con Jesús, cultivando en ellos un especial respeto por otras trayectorias, de modo que lo personal no sea la única referencia de “validez” sino más bien una puerta que se abre a otras singularidades en las que se despliega el misterio insondable de Dios.
Con motivo de la canonización de Brochero, hemos podido de alguna manera tomar conciencia de esta sugerente perspectiva biográfica del cristianismo; el desafío que debemos afrontar es impedir que quede en un acontecimiento aislado muy festivo cuya intensidad se atesora en el recuerdo, y hacer que sea una constante motivación para preguntarnos qué nos propone Dios en el aquí y ahora de nuestra historia.
Que la impronta biográfica de la catequesis nos abra caminos, nos acerque a más personas, humanice nuestro anuncio y revitalice nuestras prácticas con rostros, nombres, lugares, acontecimientos, presencias históricas del Dios vivo. ■

Dra. Mónica Moore – Especial para Encuentro

Cantidad de Artículos : 533

Deja tu comentario

'

© 2012 Diseñado por Creare , Desarrollado por Darandú

Scroll to top