Las elecciones y los otros mil “desaparecidos” en democracia

0
Las elecciones y los otros mil “desaparecidos” en democracia

La desaparición de Santiago Maldonado, el joven que fue visto por última vez en un corte de ruta de activistas mapuches, en inmediaciones de Esquel, hace más de dos meses, sigue siendo una mancha para la democracia argentina, más allá de que unos intenten minimizarla y otros maximizarla para obtener réditos político-partidarios.
Que una persona “desaparezca” debe ser una preocupación de primer orden no sólo porque el Estado debe resguardarnos a todos y porque nadie, ni siquiera el propio Estado, tiene derecho a decidir sobre la libertad de los demás si no es mediante un proceso que garantice el derecho de defensa, entre otros argumentos. La gravedad de una desaparición depende de un derecho inalienable que está por encima de todos los demás: el derecho a la vida.
Ese derecho, que está contemplado en la Constitución Nacional, precede y trasciende la Constitución nacional, por eso la gravedad y la urgencia institucional y política del caso Maldonado.
Pero Santiago Maldonado no es la única persona desaparecida en los últimos tiempos en Argentina, donde, desde hace tiempo, el orden de los valores y los derechos humanos está trastocado, y el derecho a la vida –según el caso- no se respeta plenamente o se lo trata como subordinado a otros derechos que no son absolutos.
Basta leer los primeros párrafos de esta nota publicada por el diario Clarín, con toda la fuerza editorial de ese grupo mediático, para saber a qué nos referimos:
“El 28 de septiembre es el Día de Lucha por la Despenalización y Legalización del Aborto, una fecha clave que intenta visibilizar situaciones de vulneración del derecho a la salud reproductiva y no reproductiva, a la educación sexual integral y a la violencia machista y de las instituciones a las que se ven sometidas a diario mujeres, lesbianas, travestis y trans. Pero mientras se reclama la despenalización como derecho básico que busca terminar con la gran cantidad de muertes que ocurren en el país por el aborto inseguro e ilegal (se estiman entre 100 y 200 por año), en Argentina aún no se cumple con la Interrupción Legal del Embarazo”.
No hace falta remarcar que para Clarín, como queda expresado en esta nota, el derecho a la vida de las personas es menos importante que el “derecho a la salud reproductiva y no reproductiva, a la educación sexual integral”. El resultado de esa concepción de la existencia (y de la incoherencia que encierra) se expresa en el título de la misma nota periodística: “Los abortos legales en la Ciudad (de Buenos Aires) pasaron de 100 a 1000 en tres años”.
El informe es (como casi todas las notas que defienden el “derecho” al aborto) una “celebración” de la muerte. En este caso no se habla de desaparecidos, pero lo son. La ciencia ha demostrado que desde la concepción, hay persona. En efecto, les guste o no, son desaparecidos.
Hace acordar la situación a aquella conferencia de prensa que quedó registrada en video, como un documento que exhibe el cinismo de los jerarcas de la dictadura militar argentina, en la que un periodista le preguntó al presidente de facto Jorge Rafael Videla por los desaparecidos. Y el represor le responde: “¿Los desaparecidos? ¿Qué son los desaparecidos? ¿Son ‘entes’? ¿Qué son?”
Los desaparecidos producidos por el aborto “legal” en la Argentina ya se cuentan, así lo confirma este informe de Clarín, por miles. Y, sin embargo, el lobby abortista que se expresa en general por los medios masivos, va a seguir “celebrando” el día de la lucha por la despenalización.
No se trata aquí de izquierdas o derechas políticas. Ni siquiera de una cuestión religiosa. Se trata de respetar el principal derecho humano que es el derecho a la vida, porque una democracia que no defiende la vida de los más vulnerables, corre el riesgo de convertirse en una dictadura.
El tema es urgente, y lo traemos a esta editorial, porque este 22 de octubre vamos a elegir a diputados (y en algunas provincias también senadores), los que seguramente van a tener que afrontar debates sobre la ampliación o no de este aborto que algunos ya legalizaron en la Argentina.
Por este motivo, a la hora de votar, fijate bien qué dicen o qué piensan sobre este tema tan importante para la vida y para la muerte. ■

Cantidad de Artículos : 575

Deja tu comentario

'

© 2012 Diseñado por Creare , Desarrollado por Darandú

Scroll to top