Cuidado con los vicios y las ambiciones de poder que sofocan a Dios

0
Cuidado con los vicios y las ambiciones  de poder que sofocan a Dios

“Preguntémonos si nuestro corazón está abierto para acoger con fe la semilla de la Palabra de Dios. Preguntémonos si en nosotros las piedras son todavía numerosas y grandes. Llamemos por su nombre a los espinos de los vicios”, dijo el Papa.
Sobre la figura del Sembrador, dijo que “es Jesús que esparce con paciencia y generosidad su Palabra, que no es una jaula o una trampa, sino una semilla que puede dar fruto. ¿De qué manera? Si nosotros la acogemos”, explicó.
Francisco afirmó que Jesús realiza una “radiografía espiritual” de “nuestro corazón, que es el terreno sobre el que cae la semilla de la Palabra”. “Nuestro corazón, como un terreno, puede ser bueno y entonces la Palabra lleva fruto, pero puede ser también duro, impermeable. Esto acontece cuando escuchamos la Palabra, pero nos resbala”.
“Entre el terreno bueno y el camino hay dos tipos de tierra intermedios que, de diferente manera, podemos ser nosotros”.
El Papa dijo que el primero es el “pedregoso”: es el corazón superficial, que acoge al Señor, quiere orar, amar y testimoniar, pero no persevera, se estanca y no ‘despega’ nunca. Es un corazón sin espesor, donde las piedras de la pereza prevalecen sobre la tierra buena, donde el amor es inconstante y pasajero”.
El otro tipo es el “espinoso”, “lleno de zarzas que ahogan las plantas buenas”. “¿Qué representan estos espinos?”, se preguntó. “Las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas”.
“Los espinos son los vicios que están en contraposición con Dios, que sofocan su presencia: sobre todo los ídolos de la riqueza mundana, el vivir con avidez, para sí mismo, para el tener y para el poder”.
El obispo de Roma aseguró entonces que “si cultivamos estos espinos, ahogamos el crecimiento de Dios en nosotros. Cada uno puede reconocer sus pequeños o grandes espinos, los vicios que viven en su corazón, esos arbustos más o menos enraizados que no gustan a Dios y que impiden tener el corazón limpio”.
“Jesús nos invita hoy a que miremos dentro de nosotros: a dar las gracias por nuestro terreno bueno y a trabajar en terrenos que no son todavía buenos”.
El Papa invitó a los fieles a encontrar “el coraje de hacer un buen abono del terreno, llevando al Señor en la confesión y en la oración nuestras piedras y nuestros espinos”. ■

Cantidad de Artículos : 508

Deja tu comentario

'

© 2012 Diseñado por Creare , Desarrollado por Darandú

Scroll to top