Fuerte y emprendedora en su servicio al Señor

0
Fuerte y emprendedora  en su servicio al Señor

En su homilía, el cardenal Angelo Amato aseguró que la madre Catalina Rodríguez “vivía en la presencia de Dios, como un pez en el agua” y que “el Sagrario era el oasis del reposo”.

Durante la beatificación de la madre Catalina Rodríguez, el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, subrayó que la nueva beata fue una “mujer fuerte y emprendedora en su servicio al Señor”.
“Ella vivía en la presencia de Dios, como un pez en el agua. El Sagrario era el oasis del reposo y de la confianza con el Señor Jesús”, aseguró.
En un tramo de la homilia, remarcó su vinculación con el santo Cura Brochero.  “Los santos no son cuerpos extraños a la sociedad. Formados por Jesús son piedras vivas de la Iglesia y de la sociedad. Ellos edifican la humanidad con su bondad y su incansable y creativa obra de caridad. Los santos difunden el bien y buscan detener el mal. Esto hicieron en sus vidas el Cura Brochero y la Madre Catalina inspirados por el Evangelio y sostenidos por la gracia divina y hoy justamente glorificados por la Iglesia”, dijo.
Asimismo, el enviado del papa Francisco explicó que la beata como laica y como religiosa “manifestó un profundo espíritu de fe, visible en la oración, en la participación en la misa, en la adoración eucarística, en la devoción a la Virgen, en la obediencia al Papa y a los Obispos”.
“Apoyada por esta fe inquebrantable, como la de Abraham, la Madre afrontaba las tormentas de la vida con la serenidad propia de los Santos, abandonándose enteramente en la divina providencia. Y la divina providencia se manifestaba no solo espiritualmente sugiriendo soluciones a los problemas, sino concretamente, haciendo llegar a menudo dinero y comida para las necesidades diarias. Esta fe llena de esperanza le daba consuelo y alegría, porque la proyectaba en el horizonte de la vida eterna, hacia el encuentro con el Señor Resucitado, con María y con los santos”, agregó.

Reina de las virtudes
En relación con la virtud de la caridad en la vida de la madre Catalina, el cardenal Amato aseveró que la caridad animaba el carisma fundamental del instituto creado por la madre Catalina, el cual estaba “dirigido a la redención espiritual y social de las niñas, de las jóvenes y de mujeres pobres, regeneradas por los Ejercicios Espirituales.”
“Los pobres y los humildes eran los preferidos de la Madre. Pero su amabilidad también la ejercitaba en la actitud de bondad hacia las sirvientas, los empleados, los obreros y todos aquellos que iban a trabajar para las hermanas. Los testigos afirman que, con espíritu maternal, la Madre se preocupaba de darles la merienda, para aligerar así su fatiga”, argumentó.
“Su caridad se evidenciaba en el perdón de las ofensas, devolviendo bien por mal (…) La Madre Catalina hizo fructificar al máximo los numerosos talentos humanos y espirituales que recibió de Dios. Lo hizo manteniendo siempre una actitud modesta y humilde. Para ella, una monja soberbia era una monstruosidad”, enfatizó el cardenal Amato. ■

Cantidad de Artículos : 573

Deja tu comentario

'

© 2012 Diseñado por Creare , Desarrollado por Darandú

Scroll to top