Ante tensiones de EE.UU. y Corea del Norte, el Papa pide abolir armas nucleares

0
Ante tensiones de EE.UU. y Corea del Norte, el Papa pide abolir armas nucleares

Francisco pidió aplicar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, adoptado por la ONU en marzo de 2017, para abolir los armamentos de destrucción masiva en el mundo.

Frente a las tensiones diplomáticas suscitadas entre EE.UU. y Corea del Norte, el papa Francisco solicitó abolir el uso de armas nucleares, para ello insistió en aplicar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, adoptado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en marzo de 2017, para abolir el empleo de armamentos de destrucción masiva en el mundo.
La petición del Sumo Pontífice se produce en un momento especialmente delicado en el que Corea del Norte está manteniendo un desafío contra la comunidad internacional y ha amenazado con atacar Estados Unidos empleando armamento nuclear.
En las últimas semanas, el ejército norcoreano ha lanzado varios misiles intercontinentales que han sobrevolado el espacio aéreo de Corea del Sur y Japón para precipitarse en el Océano Pacífico. En tanto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que si se produjera cualquier ataque contra territorio estadounidense sometería a Corea del Norte a una “destrucción total”.
La Santa Sede se ha comprometido con el proceso de disensión y no proliferación nuclear y ha puesto sus recursos diplomáticos al servicio de una reducción de la tensión entre las potencias nucleares. El pasado 20 de septiembre, el Secretario Pontificio para las Relaciones con los Estados, moseñor Paul Richard Gallagher, ratificó el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Este tratado supone un instrumento jurídicamente vinculante en la prohibición de las armas nucleares.
En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, monseñor Gallagher indicó la urgencia de que este tratado entre en vigor “considerando las amenazas a la paz, los continuos desafíos que plantea la proliferación nuclear y la modernización de los programas armamentísticos de países con armas nucleares”. En concreto, citó “el aumento de las tensiones con Corea del Norte con su creciente programa nuclear”.
Lamentó el constante empleo de lenguaje amenazante y de una muestra de poder nuclear como forma de intimidación: “Debemos dejar atrás las amenazas nucleares, el miedo, la superioridad militar, la ideología y el unilateralismo que nos traen reminiscencias de la Guerra Fría”.
Por ello, llamó a incrementar los esfuerzos para lograr el desarme nuclear, aunque reconoció que “no nos hacemos ilusiones sobre los retos que implica lograr un mundo libre de armas nucleares”, en vista de los recientes desafíos planteados por los países que promueven la proliferación nuclear y los programas de modernización armamentística.
El prelado recordó que “las armas nucleares ofrecen una falsa sensación de seguridad. Las armas nucleares no pueden crear un mundo estable y seguro. La paz y la estabilidad internacional no se pueden fundamentar en la amenaza de la destrucción mutua y en la aniquilación”. ■

Cantidad de Artículos : 548

Deja tu comentario

'

© 2012 Diseñado por Creare , Desarrollado por Darandú

Scroll to top