La vuelta al cole y al trabajo

0
La vuelta al cole y al trabajo

Será conveniente no perder algunos aspectos ganados en el período vacacional, tales como la comunicación en el hogar, el entusiasmo y la continuidad de acciones que nos ayudaron a lograr un mayor bienestar: caminar, leer, rezar, relajarnos.

Sin duda, marzo marca el comienzo del año escolar y laboral para muchas familias. Llega el momento de dejar atrás el descanso de las vacaciones, para retomar las obligaciones y viejas rutinas.
En este sentido, será conveniente no perder algunos aspectos ganados en el período vacacional, tales como la comunicación en el hogar, el entusiasmo y la continuidad de aquellas acciones que nos ayudaron a lograr un mayor bienestar en este tiempo, por ejemplo: salir a caminar, leer un libro, rezar, relajarnos, contemplar la naturaleza, reunirnos con seres queridos, etc.
Pensar el trabajo, la escuela y las diversas actividades como algo pesado y radicalmente diferente, no colabora positivamente en nuestra reinserción, por ello será bueno mirar este inicio como una nueva oportunidad para ser felices.
Para favorecer el arranque de los estudiantes, será adecuado acompañarlos en el uso de una agenda para que registren y organicen su vida escolar desde el primer día. Así mismo, reunirse padres e hijos para dialogar y acordar expectativas, obligaciones y horarios, permitirá a todos los miembros tener un punto de partida claro.
De esta manera, disminuir el consumo de pantallas en el tiempo libre, propiciar la realización de algún deporte o taller y establecer mínimas responsabilidades y/ o pautas de colaboración en el hogar, fortalecerán su autonomía en otros ámbitos.
Además, será oportuno, que los adultos con niños pequeños y adolescentes a su cargo, puedan replantearse las decisiones laborales y extras, de modo que prioricen la disponibilidad y presencia parental. Ellos necesitan monitoreo, señalamiento y contención; un espacio donde no todo sea vértigo, apuro, fatiga y falta de tiempo para conversar y escuchar… evitemos el estrés infantil…
Con respecto a los mayores, será prometedor confeccionar un plan de alimentación, para evitar la comida chatarra y el exceso de café y otras sustancias que intoxican el organismo.
Planificar la hora de salida y llegada a nuestras labores, para disminuir el nerviosismo. Valorar y respetar los espacios de comida, trabajo, descanso, oración, actividad física y familia. Es decir, implementar hábitos sanos para el cuidado de la salud y establecer metas llevaderas.
Finalmente, nuestros esquemas de pensar y leer la realidad determinarán una actitud positiva para afrontar cada día. Por eso, dejar de lado pensamientos negativos y derrotistas, así como sentimientos cargados de angustia y preocupación darán paso al deseo por vivir, al agradecimiento y a la esperanza. ■

Cantidad de Artículos : 575

Deja tu comentario

'

© 2012 Diseñado por Creare , Desarrollado por Darandú

Scroll to top