Datos estadísticos y argumentos jurídicos para defender la vida desde la concepción

0
Datos estadísticos y argumentos jurídicos para defender la vida desde la concepción

En este artículo, reflejamos algunos datos estadísticos y algunas normas jurídicas que conviene tener en menta a la hora de participar en el debate sobre la despenalización del aborto que el Gobierno nacional enviará al Parlamento este año. Más allá de los argumentos a favor o en contra de la reforma legal, la pregunta fundamental sigue siendo la misma: si a partir de la concepción hay una vida, ¿existe algún derecho que esté por encima de esa persona por nacer?

El Gobierno nacional informó a fines de febrero que este año abrirá el debate legislativo sobre la despenalización del aborto en Argentina.  Como era de esperar, el anuncio generó un intenso debate en la sociedad y también un profuso intercambio de argumentos, que a menudo incluye información incompleta, errónea o –directamente- engañosa.
Por supuesto, la postura de la Iglesia Católica en este tema es clara y rotunda: la vida debe respetarse desde la concepción hasta la muerte natural. De todos modos, a veces resulta conveniente añadir a los argumentos filosóficos y científicos que fundamentan el rechazo cristiano al aborto datos estadísticos y precisiones legales que permiten rebatir en forma evidente las posturas que fomentan la “interrupción voluntaria del embarazo”.
Los grupos que promueven el aborto “libre y legal”, con frecuencia, invocan razones de salud pública para fortalecer su reclamo; aseguran que los abortos clandestinos constituyen una de las principales causas de muerte materna. Pero pocas veces precisan la fuente estadística de tales afirmaciones.
Por el contrario, los datos oficiales disponibles indican una realidad muy diferente. El Ministerio de Salud de la Nación publicó estadísticas de defunciones femeninas correspondientes al año 2016. Según estas cifras, las muertes maternas vinculadas a un aborto se redujeron en el 20% en relación con el año anterior y representan apenas el 0,025% del total de defunciones femeninas.
Según un informe publicado por la página web especializada Notivida (www.notivida.com.ar), durante el 2016 se produjeron 171.408 defunciones femeninas en Argentina. Desde el punto de vista cuantitativo, las principales causas de muerte en mujeres son las enfermedades del sistema circulatorio (51.283), las afecciones del sistema respiratorio (33.775), los tumores (31.517), las enfermedades infecciosas (6.924) y las dolencias del sistema urinario (6.959).
En 2016, hubo 43 muertes maternas vinculadas a un “embarazo terminado en aborto”, 12 casos menos que en 2015, año en que se registraron 55 fallecimientos, lo que implica una reducción del 20%. De hecho, en la provincia de Córdoba se registró solo una muerte por aborto en todo el año 2016.
El artículo de Notivida especifica que las estadísticas oficiales disponibles no permiten conocer el número concreto de muertes maternas a causa del aborto provocado; puesto que el Ministerio de Salud de la Nación solo difunde las muertes maternas por “embarazo terminado en aborto”, cifra que engloba los abortos provocados y otras siete causas tales como los embarazos ectópicos, los abortos espontáneos y los embarazos molares, entre otras.
“Mueren muchas más mujeres por desnutrición o porque se suicidan, que a consecuencia de una aborto provocado, pero esas muertes no ocupan el mismo espacio, ni en los medios de comunicación ni en los reclamos del movimiento feminista. En 2016 murieron por deficiencias nutricionales 945 personas: 420 varones y 525 mujeres. De las 585 mujeres que se suicidaron, trescientas tenían menos de 35 años”, afirma el portal.
El informe de Notivida agrega, finalmente, que el total de muertes maternas producidas en 2016 en Argentina asciende a 245 de las cuales 135 obedecieron a causas obstétricas directas, 67 a causas obstétricas indirectas y 43 a “embarazos terminados en aborto”.

Derecho a la vida
Otras veces, se arguye que existe algo así como “derecho al aborto”  que se desprende de la tutelar jurídica que la Constitución Nacional y los tratados internacionales brindan a la mujer. Sin embargo, esta afirmación está muy lejos de ser pacífica. Por el contrario, la Constitución, los tratados y las leyes vigentes –en general- consideran a la vida como el bien supremo que debe priorizarse por sobre cualquier otro derecho de las personas.
Por ejemplo, el “Pacto de San José de Costa Rica”, que fue incorporado a la normativa argentina con rango constitucional, proclama: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.
La Constitución de Córdoba, en tanto, asegura en forma contudente: “La vida desde su concepción, la dignidad y la integridad física y moral de la persona son inviolables. Su respeto y protección es deber de la comunidad y, en especial, de los poderes públicos”.
Y también proclama que todas las personas gozan del a la vida desde la concepción, a la salud, a la integridad psicofísica y moral y a la seguridad personal.
Asimismo, el Código Civil y Comercial -recientemente sancionado- establece, en su artículo 19, que “la existencia de la persona humana comienza con la concepción”.
También tutela la vida durante el embarazo el Código Penal que en su artículo 85 establece una pena de prisión de tres a diez años a las personas que causan un aborto sin consentimiento de la mujer y fija una pena de prisión de uno a cuatro años, si obraren con consentimiento de la madre.
Como puede verse, detrás de los argumentos estadísticos, políticos y legales siempre emergen las mismas preguntas: ¿si la vida comienza en la concepción, qué razones hay para preferir una vida en lugar de otra?, ¿hay algún derecho personal que puede ubicarse por encima del derecho a la vida de una persona por nacer?, ¿es necesario autorizar la muerte de miles de embriones para proteger la vida de sus madres o pueden promoverse otros modos de tutelar los derechos de las mujeres?
El debate será arduo y es necesario falta tener información para no caer en la confusión. ■

Cantidad de Artículos : 575

Deja tu comentario

'

© 2012 Diseñado por Creare , Desarrollado por Darandú

Scroll to top